XV Free or Die

Free or Die

Es una colección cápsula de ocho prendas, creada principalmente con la idea de ser vestida en la Primavera o el Verano por la ligereza de los tejidos:

British Millerain (U.K.) 5 oz. khaki waxed (water repellent) cotton gabardine,

Pacific Blue Mills (U.S.A.) 6 oz. indigo cotton selvage chambray,

Japan Kuroki 12 oz. 98% C. 2% PU. Stretch selvage denim in natural cotton color y

Spain dead stock 4 oz. natural cotton-linen chambray, encontrado en un antiguo almacén de tejidos de Zaragoza, usado normalmente para las entretelas de los vestidos regionales.

He usado polvo de tinte natural indigo, directamente de la planta indigofera tinctoria, para dar con un tono de indigo lavado en dos prendas de tejido crudo.

Free or Die significa para mí una forma de entender el trabajo, una forma de vida.

Hoy en día es difícil sentirse libre, en una sociedad regida por los mercados y el dios dinero.

Aún así, yo personalmente practico todos los días para moverme por mis instintos y necesidades más profundas, eliminando las falsas necesidades creadas por la sociedad de consumo, aportando una dosis de felicidad a mi alma simplemente con el hecho de hacer mi propio camino.

Hace poco coincidí en la feria de menswear Pitti Image en Florencia, con otros sastres nacionales e internacionales, y en una discernida charla, muchos de ellos entendían el trabajo de sastre como el oficio antiguo donde la localización y el horario comercial son base del oficio, para mí el ancla y las barreras para cohibir, en mi humilde opinión, la libertad de creación.

La mayoría de ellos coincidían en la metodología de trabajo estandarizada en la cual el trabajo del sastre se limita al trazo del patrón con las medidas del cliente y el corte del tejido, así como realizar la prueba con el cliente y los ajustes posteriores en el patrón, dejando la confección a sus oficiales de confianza en nómina (en el mejor de los casos) o exteriorizando esta parte de la construcción a un taller externo.

La ecuación es simple, la mano de obra de un oficial de costura no cuesta lo mismo que la de un sastre cortador, que además realiza la venta y la fidelización del cliente a través del trato directo. Sin estudiar dirección empresarial, puedes darte cuenta de que conviene vender más para ganar más y abaratar la mano de obra para seguir obteniendo más beneficio.

Expuse mi punto de vista a través de mi experiencia:

pues en esta situación en la que yo personalmente me he visto, con tres empleados a jornada completa y dos alquileres que pagar (hasta hace un año tenía el taller alquilado junto al estudio donde realizo las pruebas con los clientes en el centro de Madrid), la tendencia era la de vender más y más para mantener el negocio y los empleados, abaratando el precio de venta al público y en mi caso con horario comercial cercano a la esclavitud - con tal de vender más cantidades - sin hablar del tiempo libre necesario para la creatividad, que para mi es lo mas importante del mundo. Ese tiempo era inexistente.

Siendo una decisión difícil por ser un cambio en tiempos y metodología, decidí dar un giro a mi vida y afincarme en Mallorca,

donde solía venir en busca de paz, tranquilidad y creatividad, por que no? Crear, trazar, coser, dibujar en nuestra casa de campo, yo solo sin ayuda, dando todo de mi en cada prenda, personalizando cada diseño y haciéndolo todavía mas único si cabe, manteniendo mi Estudio de Madrid para citas previas y disfrutando de lo que de verdad me hace feliz aquí en esta isla.  Parece un paso atrás, ya que yo tardo más en coser que mis ex-empleados y tengo que viajar, pero mi costura es más meticulosa y precisa y realizo a mano cuantas más costuras mejor, relegando la máquina de puntada simple a costuras rectas y zonas con mucha tensión. Aseguro todo el proceso ya que soy yo quien realiza todos y cada uno de los pasos, trazos, cortes, hilvanes, pruebas, modificaciones, acabados…

Me siento más a gusto así, me siento más artesano, más artista, mas persona… y mis prendas se ven diferentes, únicas y son parte de mi, son “obras de arte” que la mayoría de las veces me cuesta desprenderme de ellas.

Personalmente me siento más desahogado tras liberarme de ciertos gastos fijos que me mantenían en

una rueda de trabajo imparable - si, como la de las jaulas de ratones-, y de poder disponer de tiempo, algo que hace años desconocía por el ritmo de trabajo que llevaba, ya que lo realmente importante para mi son mis creaciones y mis clientes no el volumen de ventas sobre productos más o menos estandarizados.

 

No todo es fácil, y elegir nuevos caminos implica cambios, incertidumbre y en ocasiones miedo. Tras cinco años con un horario comercial y una ubicación fija, cambiar a un horario de trabajo bajo cita previa y un taller apartado de la ciudad, en soledad, me han dado el equilibrio en este momento de mi vida pero fue una apuesta poco convencional que con mucho esfuerzo esta mereciendo la pena.

Obteniendo al arriesgarme tiempo libre para seguir aprendiendo, ilustrarme, y buscar materiales y conocimientos nuevos ganando en calidad de vida.

NO es una colección de tendencia ni de temporada, realmente son prendas que puedes llevar todo el año, (dependiendo de la temperatura de cada localización …) y mi intención al crear los patrones ha sido hacer prendas versátiles, atemporales y elegantes con este toque casual y cómodo que tanto me gusta.

La confección es totalmente artesanal asegurando la durabilidad de las prendas, y cada detalle esta ahí por algo.

Si quieres ver cada detalle y cada prenda con detenimiento, te invito a visitar mi online store donde encontrarás los productos de esta colección.

Todas las fotos de detalle y campaña han sido realizadas por María Guerrero ( @mariaparadisepursuit) en Mallorca.