El Cuero de TheConcrete

En mi búsqueda por lo mejor conduje a 400 km. de Madrid con mi Harley-Davidson persiguiendo un rumor de la clásica calle Ribera de Curtidores * en Madrid donde solía obtener el cuero para cualquier uso en mis prendas como el parches de cuero en la cintura de los jeans u otros detalles.

* Ribera de Curtidores: Hasta finales del siglo XV, el antiguo gremio de curtidores estaba ubicado en los Caños del Peral, en la actual Plaza de Isabel II. En 1495 los Reyes Católicos promovieron su traslado a la Ribera de Curtidores y la Cuesta de San Lázaro, esta última ubicada en las proximidades de la Cuesta de la Vega.
La Ribera de Curtidores corre casi paralela a la calle de Toledo, desde donde el ganado ingresaba por la puerta homónima a los mataderos. El sacrificio de los animales generó como subproducto una gran cantidad de pieles, que se transformaron en cuero curtiéndolos.
La calle aparece mencionada en el año 1635 con el nombre de las Tenerías, establecimientos dedicados a la fabricación y comercialización del cuero, que estaban trabajando en la zona hasta principios del siglo XX. Además de este gremio, hubo muchos otros que decidieron establecerse en las cercanías de la Ribera de Curtidores, como tendederos, fabricantes de calzado y, desde el siglo XIX, tiendas de antigüedades y subastas, que están en el origen del mercado del Rastro.

El rumor de un artesano que usa métodos tradicionales, sigue curtiendo el cuero como lo hacia su bisabuelo y aún en la misma casa taller, donde nació, y con las mismas herramientas.

 

Curtido con extractos vegetales de árboles con una gran cantidad de taninos, tales como: el quebracho, la mimosa, la acacia y el roble.

-

Compruebo que el rumor era cierto cuando llego al pequeño pueblo en el medio de la provincia de León, al norte de Castilla León.

El propio artesano me presentó los métodos antiguos y me dijo que el proceso comienza con la salazón de la materia prima, a fin de preservar la piel.

Después de la salazón, la piel debe estar hidratada, para lo cual se usa el proceso ribereño, sumergiendo la piel en agua.
Después de estos procesos previos, la piel se introduce en los tambores de bronceado, donde tiene lugar el bronceado real. En estos tambores se introducen las pieles junto a una serie de extractos vegetales de árboles, realizando un curtido ecológico, debido al uso de productos naturales que no contaminan en absoluto.

Trabajo importante es el engrasado de las pieles ya curtidas, haciéndolo tradicionalmente, a mano con un cepillo de pelo natural, dándole a cada piel su lubricación específica, diferenciada por el grosor de la piel.

Su cuero tiene más grasa que el ordinario, es el llamado tipo inglés.

La piel se estira a mano con estiradores de madera y metal (bronce y acero).

 

 

El secado de la piel se realiza en los corredores de la fábrica, siendo un secado completamente natural.

La tinta, para teñir las pieles, está hecha con una fórmula que ha pasado de padres a hijos, lo que la hace tener características únicas, es uno de los secretos de esta alquimia.

"El acabado del cuero también es único y nos diferencia de los otros curtidores"

- me dijo con orgullo.

Hay unos pocos curtidores de todo el mundo con una fama precedida, como Cordovan en Italia (curiosamente el nombre proviene de los cueros antiguos de piel de caballo muy famosos en la provincia de Córdoba, en el sur de España) o Horween en los Estados Unidos, pero mi amigo Genaro es el mejor de todos los no famosos, como se puede ver en este informe gráfico, y la mejor prueba, si tiene la oportunidad de hacerse que uno de mis productos donde uso su cuero natural, utilizando métodos tradicionales y todos los ingredientes naturales.